viernes, 12 de agosto de 2011

Huerta excepcional

.

Ya que la así llamada “exponabo” (con perdón) está en el candelero hoy con lo de la renuncia a ella y tal y cual, bueno será recordar lo que ya casi nadie sabe y es que, Zaragoza (para mi ZaraGoza) , y su entorno inmediato con ese durísimo clima nuestro que solo admite plantas de temporada y en su temporada idónea (los tomates en verano, no en marzo), disfrutó en tiempos ya muy pasados de fama de una huerta europea de calidad excepcional. Y eso técnicamente hablando, sin coñas marineras ni exageraciones. Siguiendo con el ejemplo del tomate: un aroma magnífico. Sí, sí, aroma, porque los tomates son y desde luego deberían ser (en principio), unos frutos delicadamente perfumados. ¿Aun los recuerda así usted?. Claro que la tal expo era otra macro-operación de muchísimas facetas y dudo mucho que a sus promotores les importaran un bledo ni las plantas, ni las flores, ni las huertas, ni, aun menos todavía, los alimentos que comemos.

No hay comentarios: