viernes, 12 de agosto de 2011

Organizaciones sectoriales

.

Les propongo un chascarrillo: imagínense que, de pronto, saltaran a la palestra las organizaciones de fabricantes de paraguas pidiendo a la sociedad que se incremente el número de fábricas de paraguas. ¿Qué?, a que no se lo imaginan, hasta el menos avispado se da cuenta de que eso iría en contra de los intereses de sus asociados al aumentar con ello la oferta de paraguas, y, consiguientemente, presionar sus precios a la baja. Sin embargo, vemos continuamente a las organizaciones de ovino presionando para que se aumente el número de rebaños, o a las organizaciones de regantes pidiendo más y más superficies de regadíos, o…, ¿no les suena así como algo raro?, es como si los sectores agrarios se organizaran en contra de sus propios intereses, y, como nadie es tonto, hay que reflexionar sobre donde estaría el beneficio real. Por ejemplo, ¿en unos dirigentes de las mismas organizaciones que verían aumentar de esa manera su importancia y sus propios “beneficios colaterales”. Lagarto-lagarto.

No hay comentarios: