martes, 26 de septiembre de 2017

"Gato por Liebre"


Nos dan "Gato por Liebre" en los alimentos que solemos comprar, es un hecho cierto; hablando en general ni tienen hoy el mismo contenido en minerales que tenían hace tan solo 40 años, ni tampoco el mismo contenido en vitaminas, ni en antioxidantes, ni...

Ni por supuesto el mismo aroma ni los mismos sabores. ¿Por qué?

La razón técnica está en las consecuencias de la que se llamó "Revolución Verde", que trajo un aumento realmente espectacular en las producciones de los campos, pero a cambio (eso sí), supuso pérdidas de calidad en estos temas y en otros




¿De verdad se cree alguien que el tomate que está comprando lleva las vitaminas que llevaban los tomates que comieron sus padres o sus abuelos, y que nos convendría que llevaran todavía para el bienestar de nuestros cuerpazos serranos y sandungueros?.

¡Pues no!

En el enlace que está al lado, una de las conferencias sobre el tema lo explica un poco más, y, por supuesto, en las "Tertulias con un Jubilado" hablamos tranquilamente en plan distendido sobre esas cosas



lunes, 8 de mayo de 2017

Fruta puaaaggg, y diabetes

"Carta al Director" publicada:


En términos objetivos los números cantan: la diabetes es ya un negocio mega-millonario que genera una necesidad, de por vida, de facturar fármacos, agujas… Y es que hasta que el cliente (uy perdón, el diabético) no fallezca, los comprará y  seguirá comprando, y esos son muchísimos millones, y la cifra va en un aumento espectacular; tan solo hay que ver la evolución de las diabetes tempranas en España relacionadas, a su vez, con la evolución de nuestras obesidades infantiles.

En esas condiciones ¿se actuará, de verdad, desde nuestros poderes públicos para reducir el consumo de un exceso de azúcares?. 
  


Claro que existen opciones y la primera tiene que ver con otro gran negocio, me refiero a esa fruta mala en aroma y sabor hasta más no poder, pero que se vende con el atractivo de un tamaño muy gordo y de una calificación oficial de alta calidad basada en la ausencia de “defectos comerciales” en sus brillantísimas pieles; una fruta “puuuuaaaggg” que el niño rechazará, por instinto, al margen de eslóganes en los colegios; y claro, si no se endulzan con una fruta apetitosa, se endulzarán con... ¿adivinan con qué?, lagarto-lagarto

martes, 30 de agosto de 2011

Licopenos defensivos

.


Colorines políticos al margen éste es el currículum de un tipo muy duro: Como alcalde de Nueva York (1993-2001) redujo a una cuarta parte las muertes por arma de fuego en las calles, y, todavía más difícil, a menos de una quinta parte la violencia (pinchazos carcelarios) entre los presos de la ciudad. No logra algo así quien no disponga en todo momento de una información muy fiable y nada distorsionada, y fue exactamente así, buscando la mejor información que hiciera al caso, como afrontó su diagnóstico.
.
Padecía la misma clase de cáncer que había llevado a su padre a la tumba 19 años antes.
.


Hoy, superada la fase más aguda del problema, cuenta cosas a quien esté pasando por el mismo proceso, como por ejemplo que el tomate produce unas moléculas defensivas para la planta, llamadas licopenos, que resultan ser también enemigas abiertas para las células cancerosas, así que ¡coma usted muchos tomates!. El huerto no es solo fuente de hidratos de carbono, proteínas, y esas cosas que nos alimentan, sino que puede ser, además, una herramienta para la salud

viernes, 12 de agosto de 2011

Una cuestión de aroma

.
Lo dice el Ministerio de Sanidad, más del 45 % de niños españoles entre 6 y 9 años come fatal, osea, que del rollo patatero aquel de que sobre esta piel de toro se practique una tal dieta mediterránea nada de nada, y, como consecuencia, obesidad galopante según los criterios de la OMS. Seguro que algún figura diseña ahora una campaña, con presupuestos públicos, para que se hagan llegar eslóganes a los chavales del tipo: come fruta y serás más guay, o le pegarás mejor a la pelota, o cualquier otra tontunada por el estilo, intentando adaptar al perfil del niño los mecanismos de publicidad destinados a los adultos.

¿Publicidad?, esto no es cosa de publicidad sino de calidad organoléptica (ya perdonarán el tecnicismo), cosa de poner buen aroma y sabor en la boca de esos niños. ¿Para cuando una coordinación Agricultura-Sanidad-Educación para conseguir ese buen sabor en lo que tanto decimos que pretendemos fomentar entre ellos?, porque ese es el huevo de colón del asunto.

El paladar cantaba

.

Pues señor por fin me pude reconciliar, tras un largo tiempo de cabreo permanente, con la fruta de hueso gracias a unos alberges (albaricoques) en su verdadero punto real de madurez comprados en la muestra agroecológica y de productos de proximidad de Zaragoza a sus propios productores directos ¿Pero todavía existe eso del alberge maduro sin trampas?, pues sí, pues sí... Y, oigan, ¡el paladar cantaba!.

.

Claro que en la misma muestra compré también otra fruta de hueso (no diré cual) con la que me cagué otra vez en "tó lo que se movía", otro atraco, uno más, perpetrado contra las posibilidades de extraordinario aroma y sabor que, potencialmente, tiene la fruta de Aragón. Y luego venga a quejarnos de que la gente en general, con el segmento infantil (escolar) muy en particular, no comemos suficiente fruta

Autocuidado

.

Un tema clave en donde los haya, muchísimo más importante para cada uno de nosotros (ciudadanos normales y corrientes que somos al fin de al cabo) que todas las noticias sobre politiqueos juntas por poner un poner, es esa recomendación recogida en HERALDO en sus Cartas al Director de andar, y no solo pasa desestresar sino por y para todo nuestro bienestar físico. Y es que cada hora que se pasa andando, sin necesidad de ir deprisa pero tampoco despacio, es un potente activador del metabolismo, más, mucho más que muchas “pastillicas” si vamos a eso. Y algo sabemos de ello cuando se van reduciendo, poco a poco y siempre bajo estricto control médico, dosis de medicamentos al aplicar planes de acción que incluyen el andar. El autocuidado resulta así una respuesta inteligente del ciudadano ante los cambios que se ven venir en nuestro modelo sanitario:


Más cuidado en el plato (entre otras cosas, mejores alimentos), y más zapato.

Organizaciones sectoriales

.

Les propongo un chascarrillo: imagínense que, de pronto, saltaran a la palestra las organizaciones de fabricantes de paraguas pidiendo a la sociedad que se incremente el número de fábricas de paraguas. ¿Qué?, a que no se lo imaginan, hasta el menos avispado se da cuenta de que eso iría en contra de los intereses de sus asociados al aumentar con ello la oferta de paraguas, y, consiguientemente, presionar sus precios a la baja. Sin embargo, vemos continuamente a las organizaciones de ovino presionando para que se aumente el número de rebaños, o a las organizaciones de regantes pidiendo más y más superficies de regadíos, o…, ¿no les suena así como algo raro?, es como si los sectores agrarios se organizaran en contra de sus propios intereses, y, como nadie es tonto, hay que reflexionar sobre donde estaría el beneficio real. Por ejemplo, ¿en unos dirigentes de las mismas organizaciones que verían aumentar de esa manera su importancia y sus propios “beneficios colaterales”. Lagarto-lagarto.

Macetohuerto casero

.

No nos busquemos excusas para perdernos ese pequeño (o no tan pequeño) placer: Unas cuantas hojias de achicorias ¡criadas en macetas y jardineras en nuestra propia casa!, sí, sí, en nuestra casa del mismo Zaragoza sin necesidad de tener ningún huertecico (HERALDO del Domingo 9), cortadas con cuidado y cariño, canturreando, y lavadas y secadas primorosamente antes de añadir el resto de ingredientes. Por ejemplo, restos de trozos de queso que había por la nevera. Garbanzos "de bote" aderezados con aceite de oliva del Matarraña, oiga, aceite del bueno, en el que había macerado cominos. Vinagre de Módena que disimula, casi por si mismo, cualquier error en la cocina. Hojicas de espinacas que habían quedado por ahí en una bolsa de esas de "cuarta gama". Un huevo escalfado que estaba preparando mi hijo mayor para otro plato... Vale que los "macetohuertos" caseros se van extendiendo primero el lugares como Nueva York, pero también en Zaragoza hacemos pinitos

Sobregastos sanitarios



¿Acochinadicos con la necesidad de reducir y reducir el gasto en farmacia?, a ver si me expreso bien, siento un gran respeto por la medicina, pero a la vez, observo como a fuerza de facilidad con las pastillicas se ha ninguneado socialmente durante años y más años la capacidad que tiene el autocuidado (cosas como el ejercicio sistemático y bien adaptado a las condiciones de cada cual, o el cuidado en la calidad de los alimentos que consumimos habitualmente, o…), para nuestro bienestar físico personal y, consiguientemente, para la reducción de ese gasto farmacéutico. Claro que, generalizando, tenemos acendrados hábitos alimenticios muy nocivos, y cambiarlos no será tarea de un día, pero algunos empiezan ya a intuir (aunque sea vagamente aun), que algunas enfermedades guardan relación con la falta de calidad en nuestros hábitos a la hora de llenar el carrito de la compra.

Ahorros fulleros

.
Pues sí, pues sí, a fecha de hoy algunas de nuestras comunidades de regantes se encuentran en situación de alerta por la falta de lluvias y la consiguiente reducción de aportaciones de los ríos a los embalses, y claro, ante esto y por si alguien sale a la palestra diciendo que la falta de "modernización"· suficiente de los riegos es la verdadera causante de su problema, un aviso para navegantes:

Los sectores de riegos que han vivido las llamadas así "modernizaciones", pasan a necesitar frecuentemente más dotación de agua para acabar el total de las campañas, fíjense bien, más y no menos (o que les pregunten en Huesca). Y si quieren saber el por qué, sabios hay en centros de investigación como el de Montañana que se lo contarán, aunque tiene que ver con cambios obligados por razones económicas (para tratar de eludir ruinas caracoleras) en la elección de los cultivos, mayor evaporación en ciertas fases de estos, mayor consumo de agua por la propia planta, práctica eliminación de los retornos a los cauces…